Acerca de

El mar, ese gran y permanente compañero que me acompaña en mi vida, ha sido siempre mi lugar de calma, de meditación  y de descanso.

Estar cerca de él me llena de energía y me inspira, compartirlo con el firmamento en noches estrelladas o con el rey sol durante el día, mientras disfrutas de un baño en la soledad y tranquilidad de su inmensidad siempre han sido mis momentos ideales.

Y, ahora, poder fundirse en él, durante esta, mi primera travesía atlántica, que se me presenta como una experiencia soñada por largo tiempo, es algo muy especial.

Quizás son exageradasus las expectativas y  sensaciones despues de haber realizado muchas pequeñas travesías, de 2 a 3 días sin avistar tierra, que ahora serán semanas, pero sigue siendo un sueño que ahora voy a poder realizar.

Y muchas cosas que aprender de los que si forman parte de estas aventuras de forma cotidiana.

 

2007100_0762-new

Anuncios